Inicio Artículos de Opinión T-ROOM, la sala mágica

T-ROOM, la sala mágica

118
0

Lo que “vende” en el Ambiente Político, es lo que despierta el escándalo y alimenta el debate: El paquete de iniciativas del presidente; que si le financiaron su campaña de 2006 con recursos de dudosa procedencia; los “memes” por el nivel de inglés de una candidata; la parranda futbolera del “fosfocandidato”, etcétera. En efecto, esos temas mantienen ocupada la agenda, ya que, de la manera en la que son capitalizados, pueden dar o quitar votos, aunque de momento, esos votos solo aplican para las encuestas, que dicho sea de paso, también forman parte de la discusión mediática. Sin embargo, hay otros temas, uno en particular, que bien vale la pena analizarlo, dado que tiene un carácter sumamente sensible, pues va dirigido a un sector poblacional que libra una difícil batalla, y no tiene tiempo para distraerse en los exabruptos de políticos. Se trata del anuncio que hizo Marisol Rosso de Villegas, presidenta del DIF Estatal, acerca del “T-ROOM”, un salto al futuro que cambiará la vida de muchas familias duranguenses.
Ciertamente, el anuncio de nuevas inversiones para la entidad, alimenta la esperanza de que éste será un buen año, o como lo dice el gobernador Esteban, “el 2024 es el año de Durango”, pero no hay nada más importante que invertir en la salud de las familias, sobre todo en aquellas que parecen ser “invisibles”. De acuerdo con lo señalado por Marisol Rosso, las gestiones del mandatario estatal han derivado en la creación de un espacio único en el país, fuera de los 4 que se encuentran en la Ciudad de México, cuya finalidad es proporcionar terapias más efectivas a personas de todas las edades, desde los más pequeñitos hasta los de la tercera edad, que tienen padecimientos neuronales y psicosomáticos. Este espacio ubicado en las instalaciones del Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE), representa, no solo una inversión cercana a los 3 millones de pesos, sino la muestra irrefutable de que la salud, ocupa un sitio primordial en el pensamiento de Esteban y Marisol.
Este “espacio lleno de magia”, como lo ha descrito la presidenta del DIF Estatal, es un cuarto de estimulación con áreas adaptadas para 4 de los 5 sentidos: la vista, el oído, el tacto y el olfato. En un ambiente controlado, se trabaja de forma personalizada con cada paciente con “necesidades educativas especiales, lesiones cerebrales, Alzheimer, parálisis cerebral, infantil, autismo y pacientes pediátricos”, a través de estimulación multisensorial. El apoyo a las familias que viven una experiencia de esta naturaleza, es verdaderamente invaluable, pues en cada uno de los 7 módulos con los que cuenta el T-ROOM: Educación especial, neurodesarrollo, debilidad visual, lenguaje, espectro autista, adulto mayor 1 (físico-activación) y Adulto Mayor 2 (sensorial-estímulo), se escribe una nueva historia de recuperación y agradecimiento.
Las terapias convencionales, son cosa del pasado; el T-ROOM es un espacio que muy pocos imaginaron, es más, ¡a muchos los tomó gratamente por sorpresa!, por eso, es preciso que hagamos un alto en el Ambiente Político, nos pongamos en los zapatos de esas familias, que caminemos con ellos y nos adentremos en el calor de sus hogares; que seamos sensibles a la dificultad de su batalla diaria, para ser también agradecidos. La vida, de pronto, da giros impresionantes, y hay miles de familias que son testigos de ello. Hoy es un buen día para agradecer que una “Sala Mágica”, como le han llamado los niños que reciben en ella sus terapias, está aquí…en Durango.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí