Inicio Artículos de Opinión RICARDO MONREAL, UN MEXICANO CON AGALLAS QUE NO SE DOBLA
Avatar photo

RICARDO MONREAL, UN MEXICANO CON AGALLAS QUE NO SE DOBLA

Publicado en Órale Qué Chiquito el 21/08/2022
69
0

Indudablemente uno de los peores enemigos del hombre ante la vida, son las adversidades, esos momentos que nos rompen el alma y el corazón por que se presentan de manera inesperada y contrarias a nuestros deseos. ¿Quién no ha visto las palmeras agitadas por el viento? Las palmeras ofrecen una metáfora para reflexionar en la forma como superan los fuertes vientos, doblándose y agachando su copa; pero, sin embargo, recuperándose y creciendo después de las tormentas, robusteciendo su tronco, perfeccionando su fuerza interior y alcanzando nuevas alturas. Así como la palmera, se podrá pensar que Ricardo Monreal Ávila ha sido doblegado hasta acariciar el suelo, pero para quienes no lo conocen, la fuerza interior, las raíces de sus valores y sus sanos principios, provocan que en un abrir y cerrar de ojos se desdoble para nuevamente volver a la posición valiente y de lucha manteniendo una erguida e inquebrantable dignidad. La muerte de un ser querido, una enfermedad inesperada, no concretar un proyecto político y algunas otras situaciones imprevistas pueden poner patas arriba la vida de una persona. En este tipo de situaciones límite, el cristal más duro se puede partir en mil pedazos, pero en el caso del senador de la República Ricardo Monreal, es como el cobre, se dobla, pero no se rompe. El Doctor Santiago Ramón y Cajal decía que los débiles sucumben no por ser débiles, sino por ignorar que lo son. Los más insolentes en la prosperidad, son en la adversidad los más débiles y cobardes, doblan la cerviz faltándoles la autoridad, y se les ve tan abatidos como se les conoció soberbios y en un momento pasan de un extremo a otro. De este tipo de personajes está lleno México y el mundo entero. Los arboles afianzados a la tierra con raíces profundas son como los nogales y como los encinos, se doblan más no se quiebran. Todos vamos a pasar por acontecimientos muy duros, un hecho dramático no siempre es lo que más nos daña, es peor no saber afrontarlo. El zacatecano ha pasado por muchas adversidades y desilusiones políticas, pero no se la pasa lamentándose o echando culpas, cada que vez que han intentado doblarlo, se reinventa de inmediato y busca una manera productiva y objetiva de encauzar su energía y buenos deseos, prueba de ello son la veintena de interesantes libros que ha publicado el también Doctor en Derecho y catedrático de la UNAM. Monreal Ávila ha triunfado en la vida porque ha vencido los retos que se le presentan. Uno de los alicientes que mantienen al zacatecano erguido, de pie y sin doblarse, es el deseo y sueño de vivir en un México trasformado, diferente, próspero, de oportunidades para todos, sin hambre, con índices mínimos de violencia y pobreza. Para resolver estas carencias y necesidades no solo se requieren buenos deseos, un ingrediente indispensable es tener agallas. Monreal ha capitaneado naves que hasta antes de su llegada enfrentaban seguros naufragios. En circunstancias muy difíciles y con todos los aparatos gubernamentales en contra, ha llevado a los proyectos relacionados con la izquierda a obtener los mejores resultados electorales de toda su historia. Los caprichos de los advenedizos lo quieren quitar de sus legítimas aspiraciones a convertirse en candidato a la Presidencia de la República por el partido que ayudó a fundar en medio en 2000. Lo que no saben sus censuradores es que además de su inteligencia, de su visión y de sus logros, hay algo especial en Monreal que quizá tenga también que ver con ese corazón indomable. En dos palabras Monreal Ávila tiene eso que hace especiales a algunos líderes y con lo que pocos podemos compararnos…sensibilidad y agallas. La adversidad rompe a algunos hombres, otros rompen récords a partir de ella y como Ricardo Monreal posee alma de campeón y es hombre de una sola pieza, nada lo podrá doblar. En un entorno en que los gobernantes que hemos tenido no nos han preparado para competir, ni para luchar y ganar trofeos, en una tierra donde el progreso no existe o cuando mucho camina muy lento, la buena noticia es que tenemos Ricardo Monreal para rato, pues este mexicano de excepción no desaparecerá de la escena política, tiene mucho que aportarle a México y sabe cómo hacerlo, de manera que le podrán seguir poniendo trababas y obstáculos a sus buenos propósitos, pero jamás podrán doblarlo, porque somos muchos los que estamos convencidos que México merece más y Monreal sabe como hacerlo.

Artículo anteriorLas herencias y el final 
Artículo siguiente Impulsa Esteban a alcaldes electos para gestión e inversión federal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí