Inicio Artículos de Opinión ¿Centro comercial Fanny Anitúa?

¿Centro comercial Fanny Anitúa?

116
0

El asunto de la casa donde nació una de las figuras más importantes de la ópera mexicana Fanny Anitúa, dará mucho de que hablar. En primer lugar, hay una posible violación al artículo 4to de la ley del patrimonio cultural del Estado de Durango. Este artículo establece en su fracción VIII lo que tiene que ver con inmuebles: “las formaciones naturales y las edificaciones creadas para cobijar o permitir el desarrollo de cualquier actividad humana, que se encuentre vinculada a la historia social, política, étnica, económica, artística y religiosa del Estado, y que tenga más de 50 años de construcción, así como aquellas relacionadas con la vida de un personaje de la historia de la entidad”. Como el caso de Fanny Anitúa.

De esta grave violación a la ley del patrimonio cultura del Estado de Durango, existen autoridades responsables de que pronto tengamos algunos locales comerciales “perrones,” en la casa donde nació un personaje que tiene que ver con la historia de Durango. Como siempre, no es la primera vez, que el INAH delegación Durango, permite que se viole una ley y más allá, es omiso y cómplice por haber autorizado una obra que destruye una parte del patrimonio cultural del municipio de Durango. Que no se nos olvide: el INAH autorizó en el sexenio pasado, que se deteriorara la antigua estación de ferrocarril. El INE es muy estricto y aplica el reglamento con los ciudadanos, que quieren cambiar una fachada o pintar su casa, por ningún motivo se los permiten argumentando violación a la ley del patrimonio cultural del Estado de Durango.

La otra autoridad que podría ser responsable, es el gobierno municipal de Durango. De acuerdo a datos que se dieron a conocer en medios de comunicación, fue el municipio quién otorgó los permisos para construir los locales comerciales. Por cierto, no hemos conocido hasta hoy, un pronunciamiento de la comunidad cultural del Estado de Durango al respecto. El INE autorizó la obra y el municipio dio la estocada al otorgar los permisos de construcción para que, como dice la canción; que no quede huella… que no quede huella… que no… y que no, de nuestra artista de fama internacional.

Hubo muchas maneras, para impedir que se destruyera la casa donde nació Fanny Anitúa. Por ejemplo: el gobierno municipal tiene facultades legales, para haber llegado a un acuerdo con los dueños de la propiedad, incluyendo una expropiación por causa de utilidad pública. No vemos tampoco a ninguna barra de abogados, viendo la posibilidad de promover un juicio de amparo por posibles violaciones a ley del patrimonio cultural del Estado de Durango. ¿Y qué hace el Instituto Municipal de Arte y Cultura? Y menos ahora que solo forma parte de una dirección municipal.

Tal vez Fanny Anitúa tuvo la mala suerte de nacer en Durango, por lo que se ha hecho con su casa. Otra figura de la ópera mexicana y de fama mundial, Angela Peralta, nació en la ciudad de México y muere en el puerto de Mazatlán, Sinaloa. Por este simple hecho, hay un teatro que lleva su nombre. El INAH y el gobierno municipal, podrán decir muchas cosas, que la autorización y los permisos que se otorgaron fueron legales. Pero nunca podrán explicarle a la sociedad duranguense, el daño que le han hecho al patrimonio cultural y lo injustos que fueron con Fanny Anitúa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí