Inicio Artículos de Opinión A DOSCIENTOS AÑOS DE LA TOMA DE PROTESTA DE GUADALUPE VICTORIA Y...

A DOSCIENTOS AÑOS DE LA TOMA DE PROTESTA DE GUADALUPE VICTORIA Y DEL INICIO DE LA REPUBLICA. ABUSADOS DIPUTADOS Y SENADORES

921
0

Existen seres humanos cuyas acciones trascienden en el tiempo y cuando dichos actos son en nombre de una causa compartida, tarde o temprano se convierten en héroes. Una vez que Agustín de Iturbide abdicó como emperador de México, el Congreso conformó un gobierno provisional integrado por Nicolás Bravo, Guadalupe Victoria y Pedro Celestino Negrete. El Congreso había optado ya por el sistema federal y había expedido el Acta Constitutiva de la Federación. Cuando todo parecía estar en paz, afloró en Oaxaca un movimiento antiespañol y para reprimirlo, Guadalupe Victoria fue enviado a pacificar la región. Entretanto, el Congreso inició los trabajos electorales para nombrar al primer presidente de la república. Los candidatos eran quienes en ese momento ejercían provisionalmente el poder ejecutivo y se decidió por Victoria. Concluido el asunto de la Constitución de 1824, el Soberano Congreso se dedicó a elaborar el procedimiento legal para la toma de posesión del Presidente de México programada para el 10 de octubre. A las doce del día se presentaron en Palacio del Congreso, el General Guadalupe Victoria y el General Nicolás Bravo. Entraron al salón acompañados por los secretarios del Congreso, enseguida ambos se acercaron a la mesa y prestaron juramento, primero el Presidente y enseguida el vicepresidente. Concluido el acto, Presidente subió al solio acompañado del congreso dirigiéndose a los diputados en un histórico discurso. Hace ya casi doscientos años, Guadalupe Victoria tuvo para sí, el honor de ser el Primer Presidente de la naciente República y Federación Mexicana. José Miguel Ramón Adaucto Fernández Félix era su nombre de pila, años después, aquel niño nacido en Tamazula, Durango, pasaría a la historia como Guadalupe Victoria. La Constitución de donde derivaba su mandato, le mereció inalterable devoción desde la fecha en que asumió la Presidencia de la República, hasta el primero de abril de 1829, en que la entregó al sucesor electo, convirtiéndose así en el único que ejerció todo el periodo constitucional en muchos años durante las primeras décadas del México Independiente. La vida del primer Presidente de México refleja la pasión por la vida pública, la vocación por servirle a la nación y la grandiosidad del amor a la patria. Ya fuera Durango, Veracruz o Puebla siempre se mantuvo fiel a sus ideales. Ese niño que, desde Tamazula, Durango veía a México reflejado en las estrellas, fueron las mismas estrellas que lo acompañaron hasta su muerte en Perote, Veracruz el 21 de marzo, el mismo día y el mismo mes del natalicio de Benito Juárez. Las acciones del duranguense fueron muy destacadas y trascendentales, su biografía da cuenta de ello, lo que debe destacarse es la relevancia de tan importante suceso y que los diputados locales, los federales y los senadores de la República que representan a Durango, propongan que se declare el año 2024 bicentenario de la exaltación del Gral. Guadalupe Victoria a la Presidencia de la Republica, y en los muros de los recintos del Congreso local y de las cámaras de diputados como senadores, se coloque con letras doradas la leyenda: “Gral. Guadalupe Victoria, Primer Presidente de México 1824 – 2024, doscientos años del inicio de la República. Mediante un decreto del 8 de abril de 1843, el gobierno mexicano, cuyo presidente era Antonio López de Santa Anna, decidió inscribir con letras de oro en el muro de honor de la Cámara de Diputados el nombre del ilustre duranguense. Posteriormente y en virtud de su destaca trayectoria a favor de la independencia del país, el 25 de agosto de 1843 fue declarado “Benemérito de la Patria”. Abusados diputados locales, federales y senadores de Durango, si lo hizo Santa Anna, acaso les cuesta mucho trabajo o les da flojera. Todos los mexicanos y particularmente los duranguenses sin excepción, tenemos el derecho y el deber de conocer las ideas, emular sus acciones y preservar la memoria del llamado benemérito de la patria. La vida de Guadalupe Victoria es una lección de civismo y lealtad absoluta. Al estudiar su trayectoria militar y política, además de su contribución a la formación de la Republica, aumenta mi convicción de que en lo mejor de México hay mucho de lo mejor de Durango. Como dicen los legisladores…es cuánto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí