Inicio Artículos de Opinión Para algunos, la política es de intereses personales

Para algunos, la política es de intereses personales

54
0

No cabe duda que la decepción de la gran mayoría de la sociedad por la política está justificada, porque cada proceso electoral presenciamos mentiras descaradas, burlas a nuestra inteligencia y hasta una serie de cuestiones ilógicas que nos dejan ver que, para algunos, esto es de intereses personales y nada más.
Ya vimos al PRI y PAN, enemigos acérrimos en la historia del país, unirse en una alianza con el único y exclusivo fin de no dejar que Morena y Andrés Manuel López Obrador los borraran del mapa electoral por completo, finalidad que lograron a medias, pero incluso dentro de sus contadas victorias, vimos a Marko Cortés exigir públicamente la tajada del pastel que le tocaba, como en el caso de Coahuila, por lo que fue la primera muestra que prevalecen los intereses antes que un proyecto.
En el plano local, nos tocó ver, otra vez, que Gonzalo Yáñez se embolsó la primera posición al Senado desde el centro del país mediante su amigo, el dueño del CEN del PT, madrugando a Morena, pero además, rompiendo la alianza por las diputaciones locales, es decir que quiere los sufragios de Claudia Sheinbaum y los morenistas que trabajan el territorio, pero no quiso darles los pocos de su partido para el Congreso del Estado, desarticulando a la 4T y favoreciendo a la oposición con la división de votos.
Y es que los candidatos petistas parecen más desesperados por quitarle votos a Morena para ellos que en quitárselos al PRIAN, porque Gonzalo les dió el discurso de “nosotros somos los verdaderos lopezobradoristas y claudistas”, dejando entre líneas el “ellos no”; además, abanderan la mentira de que la candidata presidencial “instruyó” que se promoviera el voto sólo por el Partido del Trabajo y no el suyo propio, palabras que me dijo directamente el diputado morenista Christian Jean Esparza, quien vestía camisa roja en su recorrido por el tianguis del santuario, haciendo justo eso, decir a los ciudadanos que voten todo PT porque “es indicación de Claudia Sheinbaum”, lo que ya consulté con muchos morenistas de varias corrientes y todos lo negaron.
La explicación de este comportamiento de Jean Esparza es que ya no le dieron nada en Morena y su papá es candidato petista a diputado local, sumado a lo que Gonzalo le haya ofrecido, como algunos sospechan, para decir su discurso de “como diputado morenista se lo digo, Claudia quiere que voten sólo por el PT”, por lo que ahora su interés personal está con dicho partido, lo que, según los estatutos, debería costarle su militancia en el movimiento fundado por López Obrador, pero eso ya es cuestión interna.
Caso contrario es el de la coalición del PRI-PAN-PRD, donde la fórmula al Senado, Gina Campuzano y Gaby Hernández, ya alcanzaron y podrían dar la vuelta a los de la 4T, manteniendo una dinámica fuerte en territorio, sobre todo “La China”, quien está levantando más simpatías para la causa que la propia panista, además de que creo que ya deberían dejar de lado la figura de Xóchitl Gálvez, que no va a ganar porque simplemente no pega, aunque haya pega más en el segundo debate, donde de todos modos salió mal parada y el resultado fue el mismo: Claudia no perdió, Xóchitl no ganó y Álvarez Maynez, al no tener nada qué perder, tiene todo qué ganar, menos la elección.
Aquí, lo único que vale la pena destacar del segundo debate presidencial es la desesperación y la frustración que demostraron en medios nacionales los líderes Alejandro “Alito” Moreno, del PRI, y Marko Cortés, del PAN, al hacer el llamado al candidato de MC a que decline por Xóchitl, pero de ahí en fuera, nada más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí