Inicio Artículos de Opinión CON LA IMPLEMENTACION DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO, DURANGO ESTARÁ REPRESENTADO POR LOS PROPIOS...

CON LA IMPLEMENTACION DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO, DURANGO ESTARÁ REPRESENTADO POR LOS PROPIOS VECINOS

195
0

Ante el creciente interés de la ciudadanía de participar en asuntos públicos, algunos gobiernos estatales y municipales han tenido que incorporar en su agenda estrategias innovadoras para unir la esfera del gobierno a la esfera pública. La ciudadanía en la actualidad, cuenta con diversos instrumentos por medio de los cuales puede participar en las decisiones del gobierno de manera importante. Este nuevo esquema es denominado Participación Ciudadana. Un gobierno de vanguardia e innovador como pretende ser el de Toño Ochoa, no se podía quedar atrás y ha marcado las pautas para implementar la participación ciudadana, concebida esta como la organización de los ciudadanos que guardan motivos comunes. Muy buena acogida y aceptación tuvo la presentación del Presupuesto Participativo, pues de inmediato la ciudanía se involucró y pregunta y desea sumarse y participar, ya que se ha dado cuenta que con este mecanismo la sociedad pasa de un estado pasivo a un estado activo, es decir, una sociedad de cambio que demandan un desarrollo humano y su inclusión en las decisiones ligadas a la ejecución de los ingresos y gastos, que buscan mejorar las condiciones de vida de la población. Toño Ochoa es un político moderno que sabe y entiende que los gobiernos están al servicio de la ciudadanía y deben procurar contribuir a la solución de problemas de la sociedad, siguiendo un comportamiento ético en la administración de los recursos públicos. Una pregunta obligada podría ser si es suficiente la voluntad política para que tenga éxito el Presupuesto Participativo. Lo anterior porque la voluntad política es un elemento fundamental para la puesta en marcha y la continuidad de las experiencias de Presupuesto Participativo. Los hechos y las estadísticas han demostrado que la voluntad política es una variable importante para la puesta en marcha de las propuestas, pero que, para su continuidad, puede ser un problema sino se incorporan otros compromisos. Por otro lado, alrededor de este ejercicio democrático existen casos en otras partes de México y Latinoamérica que no han sido exitosos y existe escepticismo sobre su aplicación. Hay quienes perciben que estos ejercicios en ocasiones son un montaje que busca beneficiar la imagen de una ciudad o un político en particular. Sin duda, el involucramiento de la ciudadanía es un componente medular de este modelo. No obstante, en México la apatía es alta y el nivel de participación ciudadana es bajo en comparación con otras naciones. Ello se entiende, pues las circunstancias han hecho que la sociedad no sólo desconfíe de las autoridades, políticos y policía, sino hasta de nuestros propios vecinos. El Presupuesto Participativo tiene sus áreas de oportunidad en México y el resto del mundo, pues la realidad es que los beneficios que reciben año con año los vecinos de los municipios y ciudades involucradas superan las desventajas. Y justamente, al hablar de los beneficios, no sólo se deben considerar las cuestiones materiales, como la aplicación de asfalto en ciertas vialidades, la instalación de luminarias, la habilitación de un módulo de juegos infantiles o de un sistema de video vigilancia en una determinada colonia. Las ventajas van mucho más allá, pues el ejercicio también tiene el potencial de fortalecer a las comunidades y la convivencia, así como de reconstruir la confianza, el tejido social y la solidaridad entre la ciudadanía. Y Durango no será la excepción, pues a medida que continúe fortaleciéndose la comunicación entre el gobierno municipal y los duranguenses, se podrá comprender cuáles son las necesidades más urgentes y, plantear la posibilidad de incrementar los recursos asignados al Presupuesto Participativo a objeto de atender con más efectividad los proyectos de interés social. Lo anterior está garantizado, pues la comunicación entre Toño Ochoa y los ciudadanos es fluida, de frente y con mucha confianza…casi casi de comadres, por ese motivo en muy poco tiempo se verán resultados positivos y tangibles que le darán a la forma de administrar los recursos públicos un nuevo rostro y un nuevo destino.Para lograr que el Presupuesto Participativo tenga éxito, es necesario que los gobernantes estén comprometidos con la sociedad, lo que quiere decir que los que vivimos en el municipio de Durango ya la hicimos, pues en tan solo poco más de ocho meses y bajo la batuta de Toño Ochoa, jamás Durango fue tan ciudadano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí