Inicio Artículos de Opinión ¿PARA QUÉ QUIEREN SER DIPUTADOS O SENADORES…PARA QUÉ?

¿PARA QUÉ QUIEREN SER DIPUTADOS O SENADORES…PARA QUÉ?

95
0

Una de las preguntas que con más frecuencia se hacen los ciudadanos cada vez que algún político hace pública sus aspiraciones de alcanzar cualquier puesto de elección popular es cuál es el motivo para emprender tan difícil tarea, sin encontrar en la mayoría de las veces la respuesta adecuada a su legítima inquietud. El hecho es que rarísimas excepciones, cada vez que se vota por un diputado o Senador, estos, cuando ganan se ausentan y no se dejan ver hasta casi el siguiente proceso, contribuyendo este comportamiento a la pérdida de fe y confianza que se ha registrado en el electorado. Otro de los reclamos de los ciudadanos es que no conocen un solo proyecto de ley aprobado en el congreso o en alguna de las cámaras, en este caso por nuestros legisladores recientes. Y, por si fuera poco, varios de los congresistas solo aspiran a llegar para volverse ricos desde sus posiciones y no aportan nada o casi nada a las comunidades a las cuales les deben representación y gestión legislativa. Entonces surge la pregunta, para que o por qué estas personas que se andan desgarrando las vestiduras y nos quieren hacer creer que son finísimas personas y ciudadanos ejemplares, quieren ser diputados o senadores. He decidido participar en este proceso como candidato a diputado y/o senador, por el amor que le tengo al pueblo y a mi patria. Por mi vocación y voluntad férrea de luchar para revertir los engaños, la traición, el fraude, la corrupción, la irresponsabilidad, la mentira, la incapacidad y todos los demás males que padece la población. Igualmente, por el ideal de predicar con el ejemplo y resolver las demandas y los desafíos que no se solucionan por el descalabro constante que hoy en día corroe la esperanza de un mejor destino para los duranguenses y los mexicanos. En cuanto a mi propuesta legislativa y de trabajo, desarrollaré y daré a conocer campañas de orientación e información para dar a conocer y respetar las leyes, pero además dar el ejemplo cumpliéndolas. Si las palabras anteriores fueran el ofrecimiento de un candidato, entonces su slogan o invitación de campaña bien podría ser: No vendas tu voto por una migaja, pues sin darte cuenta esa migaja desmigaja tu futuro y tu dignidad…Vota con conciencia, vota por lo que el corazón te diga, vota por honestidad. Aspiro a ser diputado y/o senador, porque deseo robar en grande y acomodarme mejor. Mi finalidad no es salvar al país ni al estado de la ruina en la que lo han hundido las anteriores administraciones de compinches, sinvergüenzas; no señores, no es ese mi elemental propósito, sino que, íntima y ardorosamente, deseo contribuir al saqueo con que se vacían las arcas del Estado, aspiración noble a la que aspiro. Robar no es fácil, señores, para robar se necesitan determinadas condiciones, ante todo, se necesita ser un cínico perfecto, y yo lo soy, no lo duden señores. En segundo término, se necesita ser un traidor, y yo también lo soy. Cierto es que quiero robar, pero ¿quién no quiere robar? Díganme ustedes quién es el desfachatado que en estos momentos de confusión no quiere robar Yo venderé a mi patria y a mi estado, pero buen vendidos, abarquen la magnitud de mi sacrificio y se darán cuenta de que soy un perfecto candidato a diputado. Si las palabras anteriores fueran el ofrecimiento de un candidato, entonces su slogan o invitación de campaña bien podría ser: Si me dan la oportunidad prometo que los defraudaré, sabemos cómo hacerlo. Si yo fuera diputado es una película de comedia y política mexicana de 1952 dirigida por Miguel M. Delgado y protagonizada por CantinflasGloria Mange y Andrés Soler. Esta película está basada en la corrupción y el cliché del gobierno mexicano, donde todo se arregla con acuerdos por debajo de la mesa, sobornos y violencia, pero sin dejar atrás el humor que caracterizaba al legendario comediante y sus películas. Durante la película, Cantinflas hace sátira a lo que es el político mexicano. Esto lo comprueba notablemente comenzando por la forma en que se expresa cuando da discursos de leyes totalmente inventadas y sin bases existentes en un lenguaje completamente inculto y popular que, al ser dicho en un tono autoritario, crea alusión a que es real.

Dicho lo anterior, surge de nuevo la pregunta para algunos políticos y seudo políticos de Durango, ¿PARA QUÉ QUIEREN SER DIPUTADOS O SENADORES…PARA QUÉ?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí