Inicio Artículos de Opinión Teleprompter… ¿enemigo o aliado de Xóchitl Gálvez?

Teleprompter… ¿enemigo o aliado de Xóchitl Gálvez?

299
0

El sábado pasado Xóchitl Gálvez, rindió  protesta y recibió la constancia que la acredita como candidata a la Presidencia de la República por el Partido Acción Nacional (PAN), fue el propio Marko Cortés, jefe nacional de este instituto político, quien le entregó la constancia  como abanderada del albiazul. El evento se realizó en las instalaciones del PAN, donde se vio bien arropada  con la presencia de dirigentes, senadores, diputados y militantes, quienes fueron efusivos con la arenga que se estila en estos casos, ¡presidenta, presidenta, presidenta!, será solo un trámite que este acto se replique en los institutos coligados PRI y PRD para que Xóchitl sea investida como candidata presidencial de la coalición “Fuerza y Corazón por México”.

No se podría negar que fue un buen discurso, igual que lo fue el de su cierre de precampaña, sin embargo los dos tienen un pero… No se tiene la certeza, incluso existe una duda razonable, que es tan solo una lectora de las líneas que le escriben. Y es que habría que recordar que en noviembre del año pasado, cuando presentaba su informe como Senadora, previo al inicio de su precampaña, se le apagó el teleprompter y tan solo atinó a decir : “Ya se me fue el discurso…” teniendo un | vaguido discursivo | del que no se pudo recuperar, solo atinando a pedir su iPad para poder continuar. Los dos discursos citados con anterioridad, los pronunció  en su casa, con sus huestes, con los suyos, en el partido que la convirtió en candidata presidencial, me resulta difícil de entender que en un entorno tan proclive, tan favorable no pueda articular un buen discurso. Falso o verdadero se ha generado la percepción que no puede sostener  una buena retórica, una disertación aceptable sin recurrir a la lectura.

A Xóchitl se le facilitó la llegada a la candidatura por falta de más opciones reales, la oposición no construyó una figura sólida en más de cinco años. Sin embargo no se puede regatear que en Xóchitl se encontró que para muchas personas proyectaba; frescura, simpatía, el ser genuina, una  capacidad de conectar, una forma natural de hablar, sus respuestas a bote pronto, provocaron empatía. Sin embargo, todo esto le sirvió tan solo para darse a conocer, ser un fenómeno en redes, un fenómeno mediático, pero aún muy lejos de ser  un fenómeno político. El tratar ahora de disfrazarla, de hacerla  “políticamente correcta” le ha quitado espontaneidad, y credibilidad. El reto para sus asesores es lograr que articule un buen discurso sin perder autenticidad, pero entendiendo que una campaña no se gana con ocurrencias y groserías, debe demostrar que tiene la capacidad de realizar propuestas y respuestas propias, sin la duda que le genera el teleprompter.

Militantes y simpatizantes de “Fuerza y Corazón por México” tienen la similitud de ser anti oficialistas, pero de ninguna forma son una mezcla homogénea, son de “chile,mole, y pozole”, los discursos que Xóchitl presenta en cada instituto político, son contradictorios, habría que ver cómo le cae a los panistas, el discurso de la defensa de la izquierda y la legalización del aborto, que pronunció en el PRD. Salvo en partidos políticos, y militantes disfrazados de ciudadanos la investidura de ciudadana que quiere portar Xóchitl a resultado poco convincente. La alianza que dicen los partidos que harán con la ciudadanía es falaz, aunque se escuche de forma recurrente  en todas las trincheras.

La interrogante es, ¿si Xóchitl logrará construir un discurso que empate  con los tres institutos que representa, además atractivo para la ciudadanía y sin utilizar teleprompter?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí