Inicio Artículos de Opinión El precio de las alianzas

El precio de las alianzas

177
0

El tsunami llamado Andrés Manuel López Obrador, ha tenido sus consecuencias entre otras, el reacomodo de la clase política mexicana y de quienes integran la llamada partidocracia. Ejemplos hay muchos, veamos lo que sucede en “Durango Durango mi tierra querida… callada y tranquila Ciudad colonial”. Atrás quedaron los tiempos cuando los priistas locales eran amos y señores, cuando eran una aplanadora electoral y las campañas solo un requisito. Donde quedaron los tiempos en que se decía: “gánenle al PRI”.

Todo empezó cuando se dieron cuenta después de las elecciones de 2018 que solo yendo juntos, podrían ganarle a López Obrador, lo cual hasta el día de hoy está en duda o al menos, la moneda está en el aire. Aquí en Durango, la prueba de fuego cuando fueron en alianza PRI, PAN y PRD. Si bien, no resultó sencillo al final, el PRI se salió con la suya; Esteban Villegas Villareal a la postre ganador, se impusieron el número de votos, ante el fracaso de Rosas Aispuro que no pudo poner candidato por el PAN. Muchos siguen opinando hasta el día de hoy, que el PRI pudo haber ganado las elecciones para gobernador, sin aliarse con el PAN y el PRD.

Como en la vida no todo es dulzura o color de rosa, se tiene que pagar un precio y en política en ocasiones, sale más caro el caldo que las albóndigas. No pocos militantes de primer nivel del tricolor, han pagado la factura de la alianza PRI, PAN y PRD. En primer lugar, los espacios para ser candidata o candidato se han visto reducidos y si antes eran cuatro, hoy solo son dos, y así por el estilo.

Aunque el hubiera no existe, sin alianza con los partidos, las candidatas y candidatos a diputaciones federales y al senado, serían todos del PRI local. Por causa de este “reborujo,” solo pudieron poner de compañera acompañando a Gina Campuzano, a la “China” Hernández López y no como originalmente fue Rocio Rebollo y Gina.

Y ya que hablamos de mujeres y de traiciones, la influyente política lagunera Rocio Rebollo, está pagando los platos rotos de este desenlace y preguntándose como dijo el clásico: ¿y yo por qué? En el tema de Rocio, de buena fuente se filtró que el jefe político del PRI, PAN y PRD, intentó bajar de la primera fórmula a Gina y poner a Rocio en su lugar, pero como la señora Campuzano venía siglada por el PAN, Marko Cortés no cedió. Y siguiendo con las palomitas blancas vestidas de azul, negociaron para poner a Alejandra Terrones en el distrito 01 en lugar de la “China” Hernández. En este contexto, ya le habían dado a través del PRD el 03 a Sonia Flores y Gaby ya no pudo irse a ese distrito.

Como dice el comercial: “ser un papá así o tener un papá así”. La “China” Hernández no podía quedarse sin Juan y sin las gallinas. Ya sabes quién, hizo una carambola de tres bandas y operó para que su hija, acompañe a Gina Campuzano y se puede decir que son virtuales senadoras de la República. El efecto colateral le llegó a Rocio Rebollo a quien tratarán de consolar con una diputación local o una pluri federal. Estas son tan solo una las facturas, que pagan las y los priistas locales, para ir en alianza con el PAN y el PRD. Como dijo Juan Gabriel: “¿pero qué necesidad, para qué tanto problema?”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí