Inicio Artículos de Opinión INTENTAN AMEDRENTAR A OTRO PERIODISTA EN DURANGO…

INTENTAN AMEDRENTAR A OTRO PERIODISTA EN DURANGO…

59
0

 

No conformes con los sonados casos de intento de amedrentamiento del ex gobernador José Rosas “N” al comunicador, Iván Soto Hernández y los descalificativos peyorativos de un regidor a tres analistas políticos, ahora surge un nuevo caso de intento de coptar la libertad de expresión en Durango, se trata del articulista Víctor Montenegro que denunció el mal uso de un vehículo oficial del municipio de Canelas, lo que le valió que el hijo de la alcaldesa, lo intentara amedrentar vía telefónica para que retirara sus dichos de sus espacios, a lo que el comunicador no accedió y por el contrario, hizo pública la actitud de este personaje, del cual hasta donde se sabe y más allá del lazo sanguíneo, no tiene relación laboral con esa administración.
Fue el pasado 26 de febrero, cuando Víctor Montenegro en su plataforma X, exhibió que una camioneta de Protección Civil de Canelas en día laboral -lunes- sus ocupantes andaban haciendo el súper en la ciudad de Durango, pues la unidad fue captada por los rumbos de Punto Guadiana concretamente en el Walmart que está por ese rumbo, por lo que la aclaración sobre el hecho no se hizo esperar, aunque esta no llegó de parte de la alcaldesa Jazmín Arrieta Vizcarra sino por su hijo Jaime Arrieta, el cual en un principio, le aseguró que la percepción había sido errónea y que si bien el vehículo estaba en Durango capital, era a causa de una reunión que tendrían en las oficinas de Conafor, por lo que requerían de copias, mismas que afirmó, se sacaron en un estacionamiento de ese centro comercial.
Los mensajes del hijo de la alcaldesa fueron subiendo de tono conforme fueron pasando las horas y los días, por lo que Víctor Montenegro afirma que para tratar de aclarar la situación, le proporcionó su número de celular para entablar una comunicación mucho más directa, sin embargo, al preguntarle el periodista el cargo que ostentaba el inconforme en esa administración, Jaime Arrieta arremetió contra él con insultos e intentos de amedrentamiento, no quedándole más remedio al agredido que recurrir a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y al propio Mecanismo de Protección de Periodistas, instancias que por desgracia no son vinculantes en sus resoluciones, aún así no está demás recurrir a ellas en casos así.
Estos tres casos pudieran ser motivo suficiente para que nuestros diputados pudieran reformar la ley respectiva y castigar este tipo de ataques hacia los medios de comunicación, los cuales, empiezan a generalizarse cada día más y es momento de ponerle un hasta aquí a esa ala de la clase política, la cual -si bien no es toda- hay casos en los que piensan que al estar en una posición de poder, pueden hacer y deshacer a su antojo y en cuanto son cuestionados por periodistas que lo único que hacen es su trabajo, recurren al amedrentamiento o a la vejación, precedentes irrepetibles en Durango y que más allá de la empatía que hay entre el gremio y de lo cual, ha quedado constancia en estos tres casos, es innegable que se requieren de mayores herramientas legales para que este tipo de hechos no se vuelvan a repetir, caso contrario los casos seguirán y seguirán.

Al tiempo…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí