Inicio Artículos de Opinión Estos eran dos amigos…
Ambiente Político
Avatar photo

Estos eran dos amigos…

Publicado en Órale Qué Chiquito el 06/09/2022
99
0

Habían dicho que sería en Tamazula y resultó ser en Mapimí, donde se realizó la Asamblea Estatal de MORENA. Allí, los delegados distritales, simularon la renovación de sus órganos directivos, pues en términos reales, el control continúa en manos de Otniel García Navarro y Marina Vitela, estos dos personajes que por cierto resultaron ser muy amigos, y pasaron por encima de los grupos que se aliaron para derrocarlos. Muchos vaticinan la debacle de MORENA, dado que estos dos amigos, solo han venido acumulando derrotas electorales desde el 2019 a la fecha, siendo incapaces de unificar al morenismo, pues aunque conservarán su acceso a las prerrogativas, difícilmente lograrán que les crean, aquellos a los que les mintieron; tampoco podrán recuperar la confianza, de aquellos a los que les han robado, y es muy poco probable que se la vuelvan a jugar con ellos, los que fueron traicionados. 

Lourdes García Garay resultó electa como presidenta del Comité Ejecutivo Estatal en la Asamblea de Mapimí, muy cercana a Otniel, y también goza de antecedentes tricolores que el morenismo no va aceptar tan fácilmente. García Navarro pasó de ser delegado con funciones de presidente, a secretario General. Evidentemente, Otniel estará al mando tras bambalinas, con la posibilidad real, de tomar nuevamente las riendas, ya que Lourdes es suplente del regidor Nacho Fuentes, y si, en un momento dado éste solicita licencia al cargo, García Garay dejaría el espacio libre para que, por prelación, Otniel ocupe “legalmente” la dirigencia. No cabe duda que estos dos amigos “traiban” maquinaria con muy buenas baterías, para desclavar los trenes del proceso interno y hacer los cambios de vía rumbo al 2024, donde pretenden hacer la dupla para el senado.

En la Asamblea de Mapimí también eligieron a Marina Vitela como presidenta del Consejo Estatal. Dicen que entró en “caballo de hacienda” con el respaldo unánime de los delegados, sin embargo, para el morenismo que se siente agraviado por esos “agandalles”, Marina realmente llegó en un caballo “oscuro”, marcado por los errores que derivaron en la derrota electoral. Otniel por su parte, llegó cabalgando en un “jovero”, sumamente cuestionado por aferrarse a las prerrogativas del partido cuatroteísta, porque a pesar del intento de agarrarlo en la jugada al pretender anular las asambleas distritales, a Otniel, como a José, en la esquina del mercado de la Comisión Nacional de Elecciones, con el aval de Carlos Alberto Evangelista, lo ataron, y se les fue; quizás sería por su buena suerte, que a Otniel, no le tocaba.

Sin duda habrá impugnaciones a cargo de los adversarios internos a Otniel y Marina, estos dos amigos que fueron a Mapimí, y no se vinieron de oquis, pues ratificaron el control absoluto de MORENA en el Estado. Ahora, el morenismo duranguense tendrá que prenderle más veladoras al “Santo Niñito” y a “San Andrés de Macuspana”, pues el panorama no pinta nada bien. Ciertamente, cabe la posibilidad de que se dé una “reconciliación mágica” con la que se “recobre la unidad”, porque hay antecedentes muy recientes de ello, que involucra a los dos amigos, donde quizás Marina le dijo a Otniel, no te pongas amarillo, vamos a quedarnos con MORENA aunque se enoje el “viejillo”, a lo que Otniel le contestó: “Amarillo no me pongo, ni amarillo es mi color; me he quedado con partidos grandes y he sacado candidaturas, al vapor”.

Artículo anteriorDurango, líder en el impulso del TMEC: Embajador
Artículo siguienteNoticiero con Eduardo Serrano | 06/09/22
Avatar photo
Eduardo Serrano LaserInformativo; La Cámara Húngara; Ambiente Político, Hablando al Chile Serrano; Mesa Política en Lobos; Venezia Versátil 🎼 🚴‍♀️ uff!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí