Inicio Artículos de Opinión Acuerdos en la Casa del Pueblo 

Acuerdos en la Casa del Pueblo 

191
0

La LXIX Legislatura del Congreso del Estado de Durango, ha tenido un desempeño aceptable. A pesar de que aún les queda mucho por hacer, es buena la productividad de los Grupos Parlamentarios. Al hacer una evaluación individual del trabajo de cada diputada y diputado, evidentemente, encontraremos diferencias importantes, sin embargo, la ciudadanía los ve como un solo ente, de ahí que la confianza en la clase política no esté en sus mejores niveles, pues a todos se les “corta con la misma tijera”, por eso, en el Ambiente Político, en esta legislatura en particular, lo que más ha resaltado hasta el momento, es la capacidad y voluntad que han manifestado, para la construcción de acuerdos al margen de sus obvias diferencias partidistas e ideológicas, echas a un lado, para que la sociedad, al tocar la puerta del Congreso se sienta escuchada, que se sienta como en su casa, ¡en la “Casa del Pueblo”!

Cade destacar que la mayoría de las iniciativas se han aprobado por unanimidad, ¡claro!, no sin antes darse sus “agarrones” desde tribuna, porque los grandes acuerdos se construyen en el debate, no en “arreglos por debajo de la mesa”. A decir de representantes de las diversas fuerzas políticas, la presente legislatura es la que más ha trabajado en favor de la protección de las mujeres, con leyes como la 3 de 3 contra la violencia, que le cierra el paso a violentadores y deudores alimentarios. El llamado Protocolo Alba, también va en el mismo sentido, pues se aprobó que cuando haya una mujer desaparecida, de inmediato se inicie su búsqueda, dado que en la prontitud de esa respuesta, se incrementan las posibilidades de encontrarlas con vida. Y algo muy importante, se ha legislado para que los defensores de oficio, que atienden la problemática que afecta a las mujeres, estén capacitados y de forma profesional, realicen su labor con perspectiva de género.

Llama la atención que se ha legislado para que las sentencias que dictan los tribunales, sean de lectura fácil y comprensible, y no como hasta ahora, con terminología que ni siquiera los propios abogados entienden. Un paso fundamental se ha dado con la ley de Cultura y Derecho a la Paz, que observa aspectos importantes para que este derecho resguardado por la Constitución, se haga valer, mediante acciones que tiendan a erradicar la violencia. Está también la nueva ley de obra pública, que renueva aquella obsoleta que data desde 1999, dando mayores garantías para el constructor, más transparencia, más vigilancia y procesos más cortos, pero además, vigila que el 90% de las obras se queden en empresarios locales y aquella que llegue de constructores foráneos, cuente con un mínimo del 30% de mano de obra duranguense, para que la derrama económica que implica, tenga un impacto favorable en nuestra entidad.

No ha sido fácil llegar a los acuerdos; los coordinadores parlamentarios han dado muestra de apertura, privilegiando el diálogo para llegar al consenso. Las y los diputados han tenido la piel suficientemente gruesa, para aceptar la crítica, y no “esponjarse” ante cuestionamientos de medios de comunicación y representantes de la sociedad civil organizada, quienes vigilan su desempeño. Evidentemente, hay temas pendientes que se desahogarán en el periodo extraordinario anunciado, entre ellos, la Ley de Movilidad, y otros asuntos polémicos que les esperan para el último año de la Sexagésimo Novena Legislatura, donde los 25 representantes y todo el personal que en conjunto atienden en el Congreso, continuarán construyendo acuerdos, para que la ciudadanía se sienta escuchada en su casa, en la Casa del Pueblo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí