Inicio Artículos de Opinión Rosas Aispuro… ¿dote o azote en el PAN.  
Análisis de altura
Avatar photo

Rosas Aispuro… ¿dote o azote en el PAN.  

Publicado en Órale Qué Chiquito el 24/10/2022
294
0

Una de las premisas del Partido Acción Nacional, era que: deberían ser ante los ojos de la población  “distintos y distinguibles”, ser percibidos; muy lejos de los políticos de siempre, llegar a ser militante era complicado, un verdadero viacrucis. Sin embargo esta forma de actuar y pensar, entre algunas cosas más, los formó como un partido “de cuadros”, una postura antípoda, a la de sus otrora antagónicos del Revolucionario Institucional, los cuales desde su inicio se desarrollaron como un partido “de masas”, de dulce, de chile y de manteca, un instituto donde todos cabían, y los generales, caciques y caudillos, que en sus orígenes lo formaron, pudieran integrar sus huestes, un sector para  cada militante donde  se sintieran cómodos e identificados, no eran solo los tres que perviven en la actualidad, incluso existía un sector que aglutinaba las fuerzas castrenses. 

Ante la hegemonía  del tricolor, el partido albiazul; todo podía esperar, menos ganar una elección. Además sus ideales, estaban muy lejos del actual pragmatismo, de tal forma  que cuando empezaron a tener derecho a las prerrogativas, que marcaba la ley electoral, las rechazaron, bajo el argumento de no querer comprometerse ideológicamente. Por supuesto que no pensaban en el “poder por el poder”, incluso; me parece que ni siquiera pensaban en el poder, el cual veían más como una ilusión que una posibilidad, esto; ante la fuerza  avasalladora del PRI – Gobierno que nunca perdía,  y si perdía arrebataba. Si, opositores por antonomasia, pero sin suficientes cuadros para poder gobernar. De esta forma cuando Salinas, empezó a reconocer los legítimos triunfos del PAN, ya sea por presión o concertacesión en las gobernaturas de los estados, Acción Nacional, no contaba en la mayoría de estos con liderazgos capaces de ganar una elección. 

Fue en el 2010, días antes que Aispuro tuviera la certeza que no sería elegido por el PRI, como candidato a gobernador, cuando aceptó la invitación de contender por el PAN. Instituto  que  por cierto no tenía una mejor opción; que postular al ex priísta, cosa que desagradó a los panistas ortodoxos, pero también a una parte de la  ciudadanía, ya que a pesar de ser oriundo de Tamazula, sus estudios y formación se dieron en Sinaloa, se aseguraba que tenía vocación mazatleca  y que Durango, realmente no le interesaba. Esta percepción se perdió, pero parece que era una realidad.  Aispuro, realmente se entusIasmaba con su discurso recurrente de la posibilidad del puerto de gran calado en Mazatlán. Sus querencias estaban en Sinaloa, tal como lo expresó Elvira Barrantes, que en su última entrevista En Canal 12, le dijo a Heber Garcia, ante su pregunta: ¿que hará al terminar el sexenio?, respondió “espero mi esposo, quiera ir a que descansemos a Mazatlán, algún vecino nos pudiera prestar un departamentito, siempre no lo están ofreciendo”. Este intento fallido de hacerse la graciosa, se interpretó  como una gran burla…  muchos la sentimos como una patada en “salva sea la parte” 

Todo indicaba que Aispuro, le había dado mucho al PAN, pero ahora vemos que fue un espejismo,  fue mucho más lo que le quito. Un gobierno con pocos panistas, una administración gris, un final caótico, además lleno de mentiras, que hoy se evidencian gracias a la claridad de Esteban. Falso que no llegaran los apoyos extraordinarios y las participaciones federales a los municipios. Lo de Gobernador municipalista fue solo un apodo, dejó deudas y  obras  inconclusas en todo el estado. Esto entre muchísimas cosas más, que dejan un boquete inexplicable que superará por mucho los 30 mil millones de pesos. 

El daño que ocasionó al PAN, es inconmensurable, tomó por asalto este instituto e impuso una nueva oligarquía en el partido, además que terminó con la doctrina y el prestigio. 

La reflexión profunda de la que hablan los panistas, debe pasar por la reivindicación del panismo y la durangueñidad, regresar a los orígenes. Aispuro no quiere al PAN, y menos a Durango. Y no se trata de satanizarlo  y tampoco a los que llegaron con el, que sin duda existen buenos elementos, además que muchos se han identificado con el PAN. Pero tampoco puede existir una defensa a ultranza, Acción Nacional, debe esperar a que se aclare que fue lo qué pasó, y quienes son los culpables, sin olvidar que el responsable de su gobierno es el propio Aispuro. Hoy deben  guardar una prudente distancia, una acción que pudiera parecer  intrascendental y hasta inocente, cómo publicar una felicitación de cumpleaños para el ex gobernador firmada por la presidenta del PAN, puede ser tomada, como una ofensa, una burla por la población que se siente robada, agraviada; esto me parece un dislate. La nueva dirigencia de acción nacional que se elegirá próximamente, deberá estar totalmente desvinculada de Aispuro y sus imposiciones. 

Artículo anteriorCANDIDATURAS DEL 2024, DETRÁS DE LA SUCESIÓN BLANQUIAZUL EN DURANGO. 
Artículo siguientePara controlar el poder y la discrecionalidad debe existir la garantía política
Avatar photo
Opinologo sin preferencia partidista. café, política y tecnología. Editorialista del periódico Órale que Chiquito, Columnas Análisis de Altura, Los Puntos Sobre i’es . Mesa política y Cueva de Lobos en Lobos Cadena 7

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí