Inicio Artículos de Opinión Las “corcholatas” en Durango

Las “corcholatas” en Durango

258
0

Aunque Durango no significa mucho en una elección presidencial, porque representa el 1.5% de la votación a nivel nacional, las y los representantes de las corcholatas, andan llevando agua a su molino. La diputada Sandra Amaya, le está apostando al secretario de gobernación Adán Augusto López y mientras son peras o son manzanas, trabaja el primer distrito electoral federal, pensando en el 2024. Por otro lado, Nacho Aguado Hernández desde hace varios años, le apuesta al canciller Marcelo Ebrard. En sus ratos libres, como delegado de relaciones exteriores, se da tiempo de operar a favor de Marcelo, y para variar, también tiene la mira puesta en 2024.

Como dice la canción; nadie vende un caballo por bueno, ni te hacen rico quedándose pobres. Por una jugada de tres bandas, Guillermo de Anda llegó como director al Instituto Tecnológico de Durango. Y ahora sabemos por qué y quién lo mandó, en política no hay casualidades, sino todo lo contrario. El operador político en Durango de Claudia Sheinbaum, tiene el ADN de la 4T y eso tiene un precio. Hace unos días, el director del Tecno, hizo cosas buenas que parecieron malas. Se dice que don Guillermo con engaños llevó  personal del ITD para apoyar a su corcholata.

Como dice el comercial; aunque usted no lo crea, se ha filtrado que en unos días podría haber un evento para apoyar a Ricardo Monreal. En la carrera por la presidencia de la República, todo está permitido así que, nada le sorprenda. ¿De las cuatro corcholatas, quién tiene más posibilidades en Durango? Si se hace una encuesta, sin duda, los finalistas serán: Claudia y Marcelo. Los que le saben al tema de las encuestas ya tienen desde ahora, su pronóstico: en primer lugar Marcelo, en segundo Claudia y en tercero Adán Augusto. A Ricardo Monreal si es pasión, que se le borre. En este contexto lo que está en juego aquí en Durango, es el futuro político de Sandra Amaya, Nacho Aguado y Guillermo de Anda.

Hablando de mujeres y de traiciones, la única candidata de izquierda es Claudia Sheinbaum. A Marcelo Ebrard, ni de broma se le puede considerar un candidato de izquierda. Sin embargo, en contra parte, sería un candidato bien visto inclusive por los adversarios de AMLO. De Carlos Augusto se puede decir, le favorece su cercanía con López Obrador y ser su paisano, tema que no se puede pasar por alto. AMLO está muy cerca de tomar la decisión, y manejar bien las encuestas. ¿Y si hubiera una tómbola para elegir a la corcholata? hasta Ricardo Monreal podría ganar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí