Inicio Artículos de Opinión EL DÍA EN QUE TRATARON DE MATAR AL ARZOBISPO DE DURANGO…

EL DÍA EN QUE TRATARON DE MATAR AL ARZOBISPO DE DURANGO…

236
0

Parecía un día más dentro de la Catedral Basílica Menor de la ciudad de Durango, en donde el Arzobispo, Faustino Armendáriz Jiménez, concluía la eucaristía dominical, cuando de pronto, apareció un hombre de aproximadamente 80 años, quien cuando terminaba la ceremonia religiosa, se aproximó al clérigo y sin más, trató de agredirlo con un cuchillo de 20 centímetros (según la versión oficial), no logrando afortunadamente hacerle daño al representante de la iglesia católica en Durango, por lo que en cuestión de minutos, fue detenido por elementos de la Dirección Municipal de Seguridad Pública ubicados en el centro histórico que arribaron al sitio y lograron someterlo, siendo traslado de inmediato a los separos correspondientes.

Más allá de los motivos que haya tenido este sujeto, de edad avanzada y que hasta anoche, aún no había sido identificado, es innegable que trató de matar al Arzobispo de Durango, el cual a través de un comunicado, primero perdonó a su agresor y afirmó que por recomendaciones, aceptará seguridad y en cada uno de los templos católicos, al menos de este estado, se tomarán las medidas necesarias para que un hecho semejante no se vuelva a presentar, pues será difícil encontrar en los anales de la historia, no solo del estado, sino también quizá del país, un hecho similar, en donde se haya atentado directamente contra la vida de un Obispo y en plena eucaristía, lo que seguramente motivará algún posicionamiento incluso del propio Vaticano, lo que en definitiva no es menor. 

El propio Faustino Armendáriz convocó a rueda de prensa ese mismo domingo, para dar a conocer sus impresiones de la agresión de la cual fue objeto, por lo que luego de explicar lo que había ocurrido, afirmó que seguramente su agresor tiene problemas con la iglesia y que la forma de atacarla, es a la cabeza, refiriéndose a lo que representa para la grey católica en Durango, incluso aseguró que nunca ha recibido amenazas en su contra y que le sorprendió la fuerza que tenía su agresor a pesar de su avanzada edad, el cual no dejó de insultarlo con palabras altisonantes en todo momento hasta que fue sometido por las autoridades.

Descartó de igual manera que el ataque haya sido perpetrado y organizado por integrantes del crimen organizado y que incluso, su agresor actuó solo, pues tiene diferencias muy profundas con la Iglesia, por lo que sería importante escuchar su declaración para saber que lo motivó a realizar dicho atentado contra el máximo representante de la fe católica en Durango, un hecho que como ya se explicó, tomó por sorpresa a propios y extraños, al no existir un antecedente documentado al menos de un hecho semejante y que pudo haber terminado en una tragedia, que hoy se estaría lamentando, lo que sí, es que no habrá de otra y los representantes religiosos, deberán de tomar medidas para que algo así no vuelva a repetirse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí