Inicio Artículos de Opinión ¿Tendría razón Porfirio Díaz?

¿Tendría razón Porfirio Díaz?

41
0

A México por muchas razones, le ha salido muy caro ser vecino de Estados Unidos. Porque “haiga sido como haiga sido”, nos quitaron la mitad del territorio en el siglo XIX y existen historias de intervenciones en la vida interna de nuestro país. En la gira que realizó hace unos días, en el vecino país del norte Xóchitl Gálvez, nos hizo recordar la frase de Porfirio Díaz: “Tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”. Pero también, nos dimos cuenta de que la candidata del Frente Amplio Opositor, no podría manejar la política exterior de México.

No es lo mismo la gimnasia que la magnesia. El ADN de los conservadores, quienes históricamente siempre han querido la intervención de Estados Unidos, en pleno siglo XXI siguen soñando con Maximiliano y Carlota. En su reciente visita por ese país, en busca del apoyo de nuestros paisanos y aprovechando el viaje, se reunió con importantes políticos incluyendo al presidente Joe Biden. Por cierto, dicha gira sirvió para enterarnos que la candidata “telepronter” habla inglés fluido como si hubiera nacido en Inglaterra. La señora Gálvez ha de haber pensado; si Peña Nieto hizo el ridículo con su inglés, ¿por qué yo no?

A menos de cuatro meses para la elección presidencial, el llamado Frente Amplio Opositor, no le encuentra la cuadratura al círculo. De otra manera no se explica, porque la candidata de Claudio X González y un grupo selecto de empresarios mexicanos, piden la intervención de Estados Unidos para vigilar el proceso electoral. Como diría el clásico; ¡haigase visto! Si se analiza la petición de Xóchitl Gálvez, no es tan descabellada. ¿Se imagina usted, unas elecciones sin el INE? Serían tan buenas, para después hacer una serie en Netflix. Por un momento piense; que desde la Casa Blanca y la CIA organicen la elección presidencial.

Y ya encarrerado el gato, el embajador de Estados Unidos en México y los cónsules, hagan la función del INE y de los OPLES. Tendría sus ventajas: el departamento del tesoro de ese país, pagaría los miles de millones que nos cuesta nuestra “democracia”. Para nombrar candidatas y candidatos, contaría con la asesoría del PRI, PAN, PRD y sin faltar los asesores de la “sociedad civil” encabezados por Lorenzo Córdoba. Sería algo histórico, que la idea de la señora Gálvez, culminara con la entrega de la constancia de mayoría por parte del embajador Ken Salazar. Esto, después de haber “arrasado” en las elecciones gracias a la supervisión del gobierno de Estados Unidos.

Lamentamos profundamente que el presidente Andrés Manuel López Obrador, no haya enviado entre sus iniciativas, reformar el artículo 41 constitucional, para después establecer una ley secundaria donde legalicemos que el gobierno de Estados Unidos organice y supervise nuestras elecciones. Si un día, Estados Unidos nos quitó más de la mitad del territorio nacional, esta es buena oportunidad para que nos paguen esa injusticia histórica, le tome la palabra a la señora Gálvez y así por fin, llegue a nuestro país la democracia que anhelamos los mexicanos. ¡Haberlo dicho antes señora Xóchitl!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí