Inicio Artículos de Opinión El último debate y la última marcha

El último debate y la última marcha

47
0

En 18 días más, las campañas llegarán a su fin y en 21 será la fecha para elegir por primera vez, una mujer como presidenta de México. También, pudiera ser el principio del fin, de la era del “machismo político” y el comienzo como diría Martín Urieta; de las mujeres divinas. En este contexto, sin duda, Xóchitl Gálvez es la candidata más presionada, ella y su equipo saben que más de dos dígitos la separan de Claudia Sheinbaum. En 20 días es casi imposible rebasarla y ya no es posible que se cambie el rumbo de la elección del 2 de junio.

Xóchitl le apuesta de manera desesperada a dos cosas: al tercer y último debate y ya encarrerado el gato, a la marcha del próximo 19 de mayo. Si bien, los debates son ejercicios interesantes, por sí mismos no deciden quien gana una elección, en contrario, sólo se puede bajar o subir unos puntos en las encuestas. De acuerdo a información de medios nacionales, la llamada “marea rosa” es más bien, una marcha de los colores del PRI, PAN y PRD. Si hubiera alguna duda al respecto, Xóchitl Gálvez y Santiago Taboada serán los oradores principales. Y para “taparle el ojo al macho” habrá dos oradores de la “sociedad civil”.

Mientras son peras o son manzanas, el INE ya tomó cartas en el asunto en el tema de la marcha, al considerarla un acto de campaña tanto de la candidata de PAN, PRI y PRD y del candidato a la CDMX Santiago Taboada, que se hizo famoso por encabezar el llamado “cartel inmobiliario” de la CDMX. Por cierto, en el caso de los oradores de la sociedad civil, no se sorprenda usted si una de ellas sea María Amparo Casar o el mismísimo Claudio x González, patrocinador de Xóchitl. Ironías de la vida: hoy la marcha no será para ir en defensa del INE, como les va a fiscalizar los gastos, no están muy contentos que digamos y les puede costar un ojo de la cara.

La última marcha del sexenio, no será muy distinta a las anteriores: el blanco principal seguirá siendo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Quienes integran la llamada Fuerza y Corazón por México, nunca se dieron cuenta que la candidata es Claudia Sheinbaum y no AMLO. López Obrador, por increíble que parezca goza de un 60% de popularidad y eso, les puede pesar el día de la elección o como aseguran muchos, la marca pesa. Ese porcentaje de AMLO significa que tiene más positivos que negativos y en realidad, los que quieren que no siga la 4T son los poderes fácticos de México.

Si los organizadores de la marcha están pensando que cambiarán la popularidad de López Obrador y la ventaja que le lleva Claudia a Xóchitl, si es pasión, que se les borre. La alianza PAN, PRI y PRD, en el pecado han llevado la penitencia, no pudieron en 6 años construir una candidatura a la presidencia, tuvo que echarles una manita AMLO. Y el que aprovechó bien está “ayudita” fue Claudio X González, quien perderá miles de millones de pesos por intentar comprar a través de Xóchitl, la presidencia de la República.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí