Inicio Artículos de Opinión El PRD: del pacto al abismo

El PRD: del pacto al abismo

113
0

Siempre estuvo en duda, si el PRD era verdaderamente un partido de izquierda. Si bien es cierto, que por muchas razones debido a sus orígenes hace 35 años, se le considero como tal. En 1998 el entonces llamado Frente Democrático, que se componía de varios frentes de izquierda, lanzó como su candidato a la presidencia de la República al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas. La historia usted la conoce: se le hizo un fraude a Cárdenas Solorzano a favor de Carlos Salina de Gortari, el PAN se encargó de legitimar dicho fraude dando origen al PRIAN, pero también, al nacimiento del PRD.

En realidad, no sabemos cuánto tiempo al Partido de la Revolución Democrática se le consideró de izquierda, porque terminó siendo “chambelán” del PRI y del PAN, cuando firmó el pacto por México, eran los tiempos de Enrique Peña Nieto. Ese fue el principio del fin, de un partido que se autodefinió de izquierda. Pero también, debemos reconocer que hubo militantes hombres y mujeres de verdadera izquierda, pero se perdieron cuando el partido del sol azteca se volvió pragmático, cayó en las trampas de la partidocracia y terminó siendo una izquierda burocrática. Tres personajes de la izquierda oportunista, son los responsables de que hoy el PRD haya perdido su registro: Jesús Ortega, Jesús Acosta Naranjo y Jesús Zambrano, conocidos en el bajo mundo de la partidocracia como los “chuchos”.

Y ya encarrerado el gato, las llamadas tribus y corrientes al interior de ese partido, pusieron su granito de arena para acabar con el PRD y quedara como el titulo de la novela: “estas ruinas que ves”. El antecedente de la izquierda mexicana la encontramos en el Partido Comunista Mexicano, el que nunca practicó la autocrítica tan necesaria en todo partido político. El ícono en este contexto del entonces PCM, fue el duranguese José Revueltas. Basta leer sus ensayos, novelas, obras de teatro, para darnos cuenta de ello. José Revueltas, es un garbanzo de a libra practicando la autocrítica de la izquierda mexicana, y así murió, respetado por todos y en especial por quienes ejercían el poder.

El PRD, en el pecado llevó a la penitencia. Caro ha pagado ser el cómplice del poder en turno, de abandonar a su militancia y alejarse de la sociedad como lo hacen todos los partidos. Pero el PRD no es el único donde hay una total ausencia de autocrítica. Qui por esa razón, hoy el PRI es la causa que sea la cuarta fuerza política del país. De 2018 a la fecha, derrota tras derrota, sus dirigentes a nivel nacional y local han anunciado reformas para cambiar o transformar al partido. Frases como: habrá nuevo PRI, ya no olvidaremos a la sociedad, estamos pensando en cambiar los colores y el logo del PRI, ya no nos alejaremos de los ciudadanos, habrá democracia al interior del partido, hemos aprendido de las derrotas y otras frases llenas de retórica pura.

Del PT, ni se diga, ha sido de todo menos un partido de izquierda. En contra parte, se ha convertido en un partido de unos cuantos, destacan Alberto Anaya, Gonzalo Yáñez y su hermano Oscar. Se han convertido en millonarios como miembros del PT, son el vivo ejemplo que en política perdiendo se gana, porque son verdaderos maestros a la hora de hacer acuerdos en lo oscurito. ¿Alguien nos podría explicar por qué el PT a nivel local, no fue en alianza con MORENA y el Partido Verde? ¿Sería para que MORENA no tuviera carro completo en el Congreso del Estado?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí