Inicio Artículos de Opinión EL DÍA EN QUE TOÑO OCHOA… SE ENCABRONÓ.

EL DÍA EN QUE TOÑO OCHOA… SE ENCABRONÓ.

635
0

El alcalde de Durango, José Antonio Ochoa, siempre ha sido un hombre que se ha distinguido por ser muy mesurado en sus declaraciones y dichos, piensa bien lo que dice, para que sus palabras no sean malinterpretadas, sin embargo, el pasado fin de semana un grupo de personas vandalizaron varias bancas del Parque Guadiana y eso encabronó al edil capitalino, es decir, literal, el alcalde aseguró que ese tipo de acciones lo encabronaban, lo hizo en una banquetera con los distintos medios de comunicación, palabra que podría escandalizar a algunos, sin embargo, la Real Academia de la Lengua Española, la reconoce y la define como: el estado de ánimo de una persona cuando está enfadada o enojada, como fue el caso y no es para menos, pues las bancas tuvieron que ser repuestas y eso es un gasto que en definitiva, no estaba presupuestado, de ahí la recriminación de Toño Ochoa a los responsables con esa frase coloquial.

Esta no es la primera vez que el edil manifiesta su descontento ante conductas ciudadanas vandálicas, ya en su momento, hubo quien con sus vehículos dañaron obras de pavimentación que se hicieron en el amanecer de este trienio; de igual manera hace unos días destituyó a uno de sus sub directores de medio ambiente por haber incurrido en prácticas anómalas y aseguró que la corrupción no sería tolerada en su gobierno y ni que decir cuándo no le ha temblado la mano para sancionar o separar de sus cargos a elementos de seguridad pública que se exceden en sus funciones y terminan por cometer abusos en contra de los ciudadanos, hechos en los que el alcalde ha sido consistente, por lo que no extraña que lo hayan encabronado los actos vandálicos registrados el fin de semana pasado en el Parque Guadiana.

Sin duda que los duranguenses tienen a un presidente municipal de carne y hueso, es decir, que puede ser amable y alegre, la mayor parte del día y que si algo no le parece, no tiene empacho en responder de manera enérgica, basta recordar aquella declaración en donde pidió a los conductores no echarle el carro encima a los bacheadores que lo único que estaban haciendo, era realizar su trabajo o incluso, destituir a dos directores de su gabinete que no estaban cumpliendo con las expectativas ciudadanas, pues nadie mejor que él entiende que será él y nadie más, quien dé la cara a la ciudadanía de Durango por los resultados que entregue su gobierno, de ahí las decisiones que ha tomado en esta naciente administración.

Con lo anterior queda claro que Toño Ochoa no se andará por las ramas en el momento de manifestar su descontento públicamente cuando haya quienes atenten contra el patrimonio de los duranguenses, de ahí que sea importante dar con los responsables de esos actos vandálicos y llamarlos a cuentas para que respondan por sus acciones, con lo que indudablemente se citará un precedente que debería ser irrepetible, de ahí la imperiosa necesidad de que como ciudadanos tomemos conciencia de lo que nos toca hacer para cuidar de nuestro patrimonio, caso contrario, deberemos someternos a las sanciones que correspondan como es el caso y sobre aviso, no hay engaño, pues ya quedó claro que a esta administración municipal no le va a temblar la mano y es lo menos que esperamos como ciudadanos de nuestros gobernantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí