Inicio Artículos de Opinión Ni renuncio ni declino: sino todo lo contrario

Ni renuncio ni declino: sino todo lo contrario

66
0

Da la impresión de que el candidato por Movimiento Ciudadano Jorge Álvarez Máynez, está jugando con Xóchitl Gálvez, Marko Cortés y “Alito” Moreno. Sobre este último personaje, quien de manera sistemática desde hace unos días, le insiste al nativo de Zacatecas. El dirigente del PRI nacional le ha dicho a Álvarez Máynez, que él renuncia al PRI, a su candidatura pluri al senado y hasta le acaba de decir hace unos días: “Máynez, si no tienes huevos para declinar yo te presto”. No sabíamos que “Alito” fuera socio de una empresa avícola.

Los de Fuerza y Corazón por México, han fracasado en su intento de convencer al dueño de MC Dante Delgado, para que Máynez decline a favor de Xóchitl. Aún así, ni declinando Álvarez Máynez, los números no les alcanza para ganarle a la candidata puntera Claudia Sheinbaum. Tomando en cuenta que las encuestas le dan a Claudia veinte puntos de ventaja sobre Xóchitl, no se ve por donde Máynez sea la solución para ganarle a la candidata de MORENA. Otro tema que se debe tomar en cuenta, es el asunto de las boletas para votar ya impresas, donde viene la fotografía de Máynez y los votos que se cruzaran serían a favor del candidato de MC.

Al PRI, PAN y PRD, les podría salir el tiro por la culata. Le están haciendo todos los días publicidad gratis al candidato de MC y corren el riesgo de impulsarlo y que rebase a Xóchitl del segundo lugar de las encuestas. Es mucha  la presión mediática en contra del zacatecano, para que decline a favor de Xóchitl y esto tiene una explicación: podría ser la crónica de una derrota anunciada. De una cosa estamos seguros, por irónica que parezca; aún quedando Jorge Álvarez Máynez en tercer lugar, ganará perdiendo en esta elección presidencial.

Como usted sabe, en México los gobiernos de colación no están legalmente establecidos. En cambio, si se permiten las alianzas y coaliciones en tiempos electorales, pero estas terminan el día de la elección. En contra parte, existen las llamadas colaciones de facto, que en realidad son atole con el dedo, pues el partido ganador se queda con la mayor parte, como sucede aquí en Durango. El otro asunto tiene que ver con el porcentaje de los partidos que van coaligados, a la hora de repartirse los votos. Estos votos de los partidos sumados cuentan para el resultado final, pero como la ley prohíbe que los votos se repartan entre los partidos, al final solo cuentan los votos emitidos a su favor.

Y aquí es, donde los partidos que van en coalición,vuelven a su triste realidad. Pongamos de ejemplo al PRD, que no se nos olvide que el llamado Partido del Sol Azteca en esta elección, se está jugando su registro nacional y para ello, necesita el 3% de la votación nacional. Y ya encarrerado el gato, el PT está viviendo algo similar, por eso anda como la canción: “arrastrando la cobija y ensuciando el apellido”. Entonces, si Dante Delgado le ordena a Jorge Álvarez Máynez que decline a favor de Xóchitl Gálvez, le saldría más caro el caldo que las albóndigas y ganando perderían.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí