Inicio Artículos de Opinión LA NARRATIVA DEL FRAUDE

LA NARRATIVA DEL FRAUDE

146
0

En el contexto de un proceso electoral, la palabra fraude es la más contagiosa de todas. Cuando la idea del fraude se adueña de la opinión de un sector, resulta difícil encontrar el antídoto o argumento que pueda convencerlo de lo contrario. Sumado a esto, los medios encuentran en alegatos de fraude una oportunidad tentadora de generar ratings y vender periódicos con la publicación de titulares sensacionalistas. Así, nos encontramos con una narrativa de fraude cuidadosamente elaborada e instalada alrededor de un proceso que causa mucho humo, pero poco fuego. Todo esto construye una “narrativa del fraude”, fenómeno que se amplifica, además, con las redes sociales y las fake news. El principal problema con el que nos encontramos es la falta de una definición universal de lo que es el “fraude electoral”. El primer desafío para desmentir una narrativa de fraude es que no existe una definición consensuada y aceptada globalmente sobre lo que constituye un fraude electoral. La literatura indica que la aplicación de este término depende del contexto. Lo que es percibido como una manipulación fraudulenta del proceso electoral difiere de país en país y también cambia a lo largo del tiempo. No es posible seguir hablando de fraude electoral en México. Insistir con la “narrativa del fraude” es improcedente en un Estado democrático que brinda garantías procesales a todos los actores políticos que participan del proceso electoral. La tesis del fraude la están alimentando de modo irresponsable los que primero fueron malos candidatos y ahora son malos perdedores. Tras la demora en la divulgación de los resultados, los desvergonzados y apabullados perdedores, alegan la existencia de fraude e inequidad en la contienda.  No se han puesto a pensar, ya que no les da para tanto, que la deslegitimación de un proceso electoral sin fundamentos erosiona la democracia, las instituciones y polariza a la sociedad, y luego andan diciendo que el presidente López Obrador dividió a los mexicanos.  Ya comenzaron a utilizar la estrategia de desprestigiar al árbitro para deslegitimar un proceso que perdieron por paliza. Si bien es cierto las autoridades electorales deben situarse en un plano superior a los contendientes en una campaña, algunos cometen el error de asumir un protagonismo excesivo, como fue el caso de Lorenzo Córdova, que afortunadamente dejó de ser el presidente del INE. La nube negra de la narrativa de fraude puede opacar elecciones tanto en aquellos países con democracias consolidadas, como aquellas que están transitando hacia ese rumbo. La instauración de una narrativa de fraude debilita a la democracia y la institucionalidad de un país. Este fenómeno incrementa la polarización, genera inestabilidad política, erosiona la confianza ciudadana, atenta contra la calidad de un proceso electoral, socava la institucionalidad y credibilidad de los árbitros electorales y, a largo plazo, acrecienta el desencanto con la política, especialmente en los ciudadanos más jóvenes. Las campañas de desinformación sobre fraudes electorales, se utilizan con el objetivo de manipular a los votantes, pero está más que comprobado que la alianza de partidos perdedores en la elección del dos de junio, saben perfectamente que para posicionar sus falsedades basta con una campaña en redes sociales para provocar debate público, pero lo que no han pensado los derrotados a pesar de la abrumadora lección que les dio el pueblo, es que más de treinta millones de mexicanos no son tontos, son tontos los que no han entendido que la mayoría de los mexicanos han adquirido una conciencia de su entorno, el de su comunidad y el de su patria, y saben también el inmenso valor que tienen su voz y su voto. Si la derecha no quiere saber ni entender que por el bien de todos primeros lo pobres, precisamente para que un día próximo no haya pobres y que todo mexicano se valga de su propio esfuerzo para vivir, entonces no hay mucho que hacer y en seis años más van a volver a perder, y una vez más, justificaran su decepcionante actuación alegando fraude electoral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí