Inicio Artículos de Opinión AISPURO DEJA UN PUEBLO DESCONTENTO Y DE MAL HUMOR
Avatar photo

AISPURO DEJA UN PUEBLO DESCONTENTO Y DE MAL HUMOR

Publicado en Órale Qué Chiquito el 03/09/2022
230
0

Pese a las aburridísimas e intrascendentes ruedas de prensa que casi a diario ofrece el gobernador José Aispuro donde afirma que hay grandes logros de su gobierno, en la sociedad duranguense persiste un gran desánimo, estamos de mal humor, para que se entienda mejor. En el grueso de la sociedad existe descontento, pues el mandato de José Rosas Aispuro Torres nos tiene hasta el copete. Las torpes declaraciones y actuaciones del Ejecutivo, han ido infortunadas en grado superlativo y reflejan a un jefe de Estado que no puede ocultar su pésima gestión, por cierto, muy mal valorada en las encuestas de banqueta, de café, de periódicos, de los ciudadanos y hasta de los animales del zoológico Sahuatoba. Después de seis años solo vemos descontento, desesperanza, desigualdad y hambre, además de su ineficacia como funcionario. Las declaraciones absurdas del mandatario duranguense son tan ridículas que no se da cuenta que todos los días sus gobernados nos reímos de él. Los duranguenses saben reír y saben hacer reír, saben estar de buen humor y tenemos la sonrisa y la carcajada a flor de piel, además de un humor muy variado, quizá por eso somos un pueblo que aguanta lo indecible, incluso a Aispuro Torres. Tenemos un don de gentes que cualquier visitante valora y sabe que los de Durango platicamos antes que charlar o conversar, el buen humor nos encanta y nos define. Sin embargo, por su diario aturdimiento y desacierto permanente, estamos hasta el copete de una gestión mal lograda y corrupta como la Rosas Aispuro, Los errores de su insufrible administración y las malas decisiones cuajadas y revestidas de corrupción e impunidad propias de su (des) gobierno, cobijándolas en colaboradores cercanos y presuntamente hasta en su pareja que están embarrados hasta las cejas de corrupción, han facilitado llevar al estado a una crisis económica cuyas cifras hunden su gestión como gobernador. Un gobernador que nunca ha dado una conferencia de prensa admitiendo preguntas a las que teme y respuestas que no tendría, porque solo sabe manejarse en escenarios controlados, que rehúye los problemas apremiantes y que evidencia carencias severas de dicción, eso plantea dudas de su capacidad. El tema del mal humor social, un pueblo descontento y siempre en oposición a toda forma de autoridad y gobierno, son los ingredientes necesarios para la desconfianza en las instituciones que conforman un gobierno. Al Doctor en Derecho de apellido Aispuro Torres, se le olvidó, no sabe o simplemente la valió, que nosotros somos los patrones, que el pueblo “manda”, pero no somos el pueblo quienes tomamos las decisiones finales ni determinamos cómo gastar el dinero público. Por ello la desconfianza en el gobierno, la baja credibilidad y el aumento y ya permanente mal humor social en redes y en todas partes. Es menester, pues, que sepáis que hay dos modos de defenderse: el uno con las leyes y el otro con la fuerza. El primero es el que conviene a los hombres; el segundo pertenece esencialmente a los animales. Un príncipe cae en el menosprecio cuando pasa por variable, ligero, pusilánime, irresoluto. Ponga, pues, sumo cuidado en preservarse de una semejante reputación como de un escollo, e ingéniese para que en sus acciones se advierta grandeza, valor, gravedad y fortaleza. El que es elegido príncipe con el favor popular debe conservar al pueblo como amigo. Los anteriores párrafos los escribió Maquiavelo en su obra El Príncipe, que significa el principal, el que gobierna, pero seguramente el Doctor en Derecho no conoce esta obra de lectura obligatoria para todo aquel que aspira ser gobernante, la razón es que los textos de Maquiavelo no aparecen en ninguna de las letras de las canciones del Julion Álvarez o de los Tucanes de Tijuana. Recientemente un día si y el otro también, las protestas, tomas de oficinas, declaraciones y demás inconformidades en contra del gobierno de Aispuro, son precisamente porque su gobierno no marcha, no responde, no sirve y no da resultados, de mil maneras los ciudadanos le expresamos nuestro sentir y le notificamos que su gobierno lo hizo todo mal. Falta de expectativas, hartazgo y un alto nivel de pesimismo, marcaron el pulso de una sociedad agotada que terminó enojada con su gobierno. El gobierno del Doctor en Derecho nos quitó tanto que acabó quitándonos el miedo, por eso protestamos, por eso nos quejamos y por eso estamos de mal humor.

Email:ogjimenez66@hotmail.com

Artículo anteriorAlumbrado patrio, ¡una chulada!
Artículo siguienteInmediata y oportuna, respuesta de Toño Ochoa ante  lluvias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí