Inicio Artículos de Opinión ¿DEMOCRACIA MAYORITARIA O MAYORITEO?

¿DEMOCRACIA MAYORITARIA O MAYORITEO?

197
0

Sobre los anuncios de la magra y gris oposición respecto de que impugnarán las recientes reformas aprobadas en el Congreso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, alegando que MORENA y sus aliados de manera autoritaria hacen uso de su mayoría en las cámaras, comparto con los lectores del Órale que Chiquito, un artículo publicado en el periódico La Jornada el 24 de abril del 2014que dice lo siguiente: . Muchas ventajas presentan el pluralismo frente a la fórmula mayoritaria; por ejemplo, mientras ésta tiende a concentrar el poder, la otra tiende a distribuirlo. Además, la mayoritaria parece más susceptible de ser distorsionada y utilizada en beneficio de una minoría. Ahora mismo en México, las cámaras de Diputados y de Senadores ofrecen un ejemplo de cómo el principio de mayoría puede usarse no para asegurar la adopción de una determinada política, sino para imponerla. Es así como la democracia mayoritaria se vuelve mayoriteo, y cuando eso ocurre la mayoría pierde legitimidad, y su fuerza queda reducida a números que nos hablan de cantidades, pero nada dicen de las razones de la legislación votada. El mayoriteo es el recurso ciego a la superioridad numérica, que se utiliza como un mazo para acallar la discusión; es la ausencia de debate. Es, citando a José López Portillo, un vencer para convencer, en lugar de convencer para vencer.Las ambiciosas reformas que ha propuesto el Ejecutivo han sido una oportunidad para que el PRI muestre una vez más su talante autoritario y su incapacidad de cambio. Empeñado como está el partido en el gobierno en apoyar al Presidente sin decir ni mu, pretende que los demás se sujeten a esa misma regla. Por esa razón se niegan a discutir las reformas en el seno del Poder Legislativo. ¿O será acaso porque no las apoyan, o porque no las conocen, o tal vez no las entienden? ¿Será que les causan tal inseguridad que no quieren exponer públicamente sus dudas y titubeos? Están dispuestos a promover y a publicitar los cambios constitucionales en los medios; los funcionarios se presentan en programas de televisión, participan en mesas redondas en la radio, dan entrevistas a la prensa; pero en las cámaras los priístas se niegan a debatir con las oposiciones. Los priístas tendrían que saber que un aspecto clave de la función legislativa es el intercambio de ideas con quienes no piensan como ellos; más todavía, por muy mayoritarios que sean, tienen la obligación de escuchar a los legisladores de los partidos contrarios, pensar las propuestas alternativas, analizarlas y recuperar de ellas aquello que podría enriquecer la propia. Sin embargo, se han negado a debatir. Esta actitud no es de ninguna manera novedosa entre los priístas, y es posible que también sea un reflejo de la inveterada desconfianza del PRI hacia las oposiciones, de su intolerancia frente a la diferencia de opinión. Cuando se presentó la reforma energética a discusión en la Cámara de Senadores, la estrategia del PRI fue dejar solas a las oposiciones en el debate. De suerte que no hubo tal. Los legisladores del PRD pasaron de uno en uno a la tribuna a discutir la propuesta del Ejecutivo, mientras los priístas miraban con la placidez del Chac-Mool cómo sus colegas de izquierda discutían, objetaban, agitaban, provocaban e intentaban de mil maneras, y sin éxito, llevarlos a la discusión. La misma estrategia parecen haber adoptado en relación con la ley de telecomunicaciones que se ha presentado tan peinada como si le hubieran puesto glostora. Orgullosos estarán ahora los priístas de la eficacia de su estrategia: la reforma energética se votó sin que hubiera habido verdadera discusión, como en tiempos de Ruiz Cortines. Sin embargo, es alto el costo que todos tendremos que pagar porque los legisladores no hagan lo que tienen que hacer, porque legislar no es votar a ciegas y sin discusión la propuesta del Presidente. De manera que tomando en cuenta el análisis de Soledad Loaeza de hace nueve años, las reformas aprobadas mayoritariamente por MORENA y sus aliados, se ratificaron sin mayor discusión…más o menos, así como le hacía el PRI cuando tenían mayoría de senadores y diputados, o acaso ya se les olvidó la roque señal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí