Inicio Artículos de Opinión La reforma electoral ¿Para México o para AMLO?

La reforma electoral ¿Para México o para AMLO?

407
0

El Presidente presentó su propuesta de reforma electoral, dijo que el principal objetivo sería abaratar la democracia; pero también dijo, que se sustituiría al INE, se reducirían el número de legisladores tanto del Senado como del Congreso y se les recortaría el presupuesto a los partidos políticos, dejándolo prácticamente exclusivo para campañas.
Todo lo anterior suena bastante interesante y tentador, es más, me atrevo a decir, que seríamos pocos los mexicanos que nos opondríamos a este tipo de medidas, ya que a todas luces, parecen ser un beneficio económico y un duro golpe al mundo frívolo y lleno de excesos de los políticos. Sin embargo, vale la pena analizar realmente si la propuesta del presidente es para beneficio del país o como revanchismo, o hasta en el peor de los casos sea una mera estrategia.
Más allá de que la oposición llamara “dardo envenenado contra la democracia” la propuesta presidencial, se concentraron en un tema no menor, la sustitución de el INE; de entrada, sufriría una vez más un cambio de nombre, ahora sería llamado “Instituto Nacional de Elecciones y Consultas”, los consejeros y magistrados, se reducirían de 11 a 7, se elegirían por voto popular, supongo, que organizado por ellos mismos y además, deberán ser propuestos por los 3 poderes. Y por si esto aún no llama su atención, también se desaparecen los OPLES, organismos estatales encargados de los procesos electorales; para federalizar y centralizar todo. Pero recordemos, que todo es para abaratar costos, no crea usted, que es con la mala intención de regresar a los tiempos en que el partido en el poder definía y tiranizaba la democracia nacional.
En el caso de los plurinominales, asunto muy debatible, ya que no es la primera vez que se menciona la reducción o eliminación de estas figuras. Habría que valorar que, por muy tentador que suene, no debemos perder de vista su objetivo, el cual es en teoría, que un partido no domine las cámaras y que las decisiones sean más democráticas. Aunque bien podemos decir y que nadie podría negar, que esta figura, comúnmente es una herramienta partidista para el acomodo de cuates, premios de consolación o hasta negociación de los grupos cupulares.
Quizá usted se pregunte ¿realmente nos conviene? Pero, más allá de pensar en conveniencia, la pregunta que debemos plantear es ¿Por qué ahora? Sabemos que la reforma ya va muerta al Congreso, no pasará de ninguna manera y el propio AMLO lo sabe, sería ingenuo pensar que no; es por ello, que solo nos queda pensar que lo hace como estrategia. Y no es descabellado ni novedoso, que en el preámbulo de una elección, el Presidente, sigue haciendo campaña en favor de su partido y candidatos. La tentadora propuesta bien podría ser pues, como un anzuelo que los peces del pueblo piquen como un objetivo bondadoso del mandatario que será rechazada por las mezquindades de los frívolos opositores y quizá con ello, logren conquistar más votos de algunos indecisos. Es por ello que cuestiono, ¿es está entonces para México, o para AMLO?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí